DESDE EL CABALLO

                                

    Que fácil es ver una carrera de galgos desde el cerro, la mano, desde lo alto del caballo etc.

  Pues yo pienso personalmente que no será tan fácil cuando por ejemplo estamos en el cerro, la mano o el caballo, y resulta que nos encontramos allí un grupo numeroso de aficionados dispuestos a dar nuestro veredicto; algunos vemos pañuelo blanco, otros rojo, y otros amonestaciones, y por lo tanto al final del lance no nos ponemos de acuerdo.

 

 
Felipe Fuentes juzgando una carrera
    Quiero decir con esto que yo he estado muchas eliminatorias de subgrupos en el cerro con amigos y conocidos, damos nuestro veredicto, y cuando lo jueces sacan los pañuelos y dan el suyo arrecian las criticas unos a favor y otros en contra, mas movida por la pasión y no saber perder que por otras cosas, y el no pensar nunca por supuesto que un Juez también se puede equivocar como humano que es.
  No es mi intención tratar de imponer ningún tipo de idea ni criterio sobre ningún aficionado, pero solo les pediría que a la hora de hablar de los jueces no lo hagan tan a la ligera, pues yo también lo hice en su tiempo, creo sin conocimiento de causa.
    Entonces un buen día me viene la idea de hacer el cursillo y acceder a cargo técnico, después empiezo a pensar en los pros y los contra, pocos pros y muchas contra, y los voy enumerar no para intentar lucrarme con ello, sino todo lo contrario para que conozcan todos a lo que me he tenido que enfrentar para llegar hasta aquí.

 Dejemos atrás lo económico, pero el trabajo y el sacrificio, además de los medios     de que hay que aportar, por que os lo digo sinceramente yo no se cada cual ni como ni cuando aprendió a montar a caballo, pero en lo que a mi persona se refiere desde hace tres años atrás, le tenia pánico a los équidos, he tenido que vencer a ellos, he aprendido a montar, a galopar, saber el reglamento, etc.

  Con todo esto quiero terminar no sin antes pedirles que por favor antes de una critica piensen por un momento que nos podemos equivocar como humanos que somos, y que no siempre desde mi punto de vista vemos con exactitud una carrera, porque hay que ir pendiente de los galgos, el caballo, el terreno, las gavias, el embarrado, y algunas veces mas que juzgar, nos la tenemos que jugar prácticamente la vida.

FELIPE FUENTES